ZONA CLIENTES
Newsletters
Ediciones Obelisco


Ficha libro

CRISTÓBAL COLÓN. EL ÚLTIMO DE LOS TEMPLARIOS


Colección: Símbolos, estudios y documentos
ISBN: 978-84-9777-307-2
Formato: 15,5 x 23,5 cm
Páginas: 392
N° edición:
Fecha publicación: 01/03/2007
Tags: TEMPLARIO
17.00 €

Sinopsis

Comentarios

Notas de Prensa

BREVE DESCRIPCIÓN

Una fecha, un nombre y un enigma: 12 de octubre de 1492. Cristóbal Colón, sin saberlo, protagoniza uno de los acontecimientos más importantes de la historia. Tras su llegada a América ya nada será igual en el mundo. Quinientos años de historia repiten machaconamente una leyenda tan poco fundamentada como absurda: el misterioso e intrépido marino Cristóbal Colón muere en 1506 sin haber comprendido realmente dónde desembarcó. Ha llegado el momento de reconsiderar esta versión de los hechos unánime para desmentirla definitivamente o darle la vuelta como a un reloj de arena... el instrumento que medía el tiempo para los hombres entregados al mar. Para que, como escribe el mismo Colón, «la Verdad triunfe siempre» y «yo no quede confundido eternamente». La historia de un descubrimiento revolucionario, más decisivo aún que el primer viaje a América: Cristobal Colón era hijo del Papa Inocente VIII y conocía perfectamente el destino de su viaje… RUGGERO MARINO es periodista, escritor y poeta. Durante más de treinta años fue reportero especial para el periódico Il Tempo, viajando a más de cincuenta países en paz y en guerra. Galardonado con diez premios por su labor periodística, en 1991 gana el Premio Scanno con su primer libro Cristoforo Colombo e il Papa Tradito. Lleva más de quince años estudiando a Cristóbal Colón y, sus teorías, más que polémica suscitan admiración y respeto, como lo demuestran las frecuentes conferencias que imparte en la Accademia dei Lincei y el hecho de ser miembro de la comisión científica que, desde Nueva York, organiza las celebraciones anuales de Colón en ocasión de la fecha mítica del descubrimiento de América: el 12 de octubre.

EMPIEZA A LEER
LIBROS DEL MISMO AUTOR
COMENTARIOS SOBRE EL LIBRO





01/07/2007 | Espacio Humano (Autor: Redacción)

Libros para las vacaciones
El autor se adentra en la vida de este personaje aportándonos un descubrimiento revolucionario: Cristóbal Colón era hijo del Papa Inocencio VIII y conocía perfectamente el destino de su viaje, desmintiendo así la teoría oficial según la cual Colón murió sin haber comprendido realmente dónde desembarcó. También nos aporta su conocimiento sobre la relación de Colón con los templarios y sobre los vikingos.
01/06/2007 | Más Allá (Autor: Redacción)

Monográfico sobre Templarios
Un revelador ensayo en el que se propone que Cristobal Colón llegó a América siguiendo el conocimiento secreto que sobre el Nuevo Mundo atesoraron colectivos como el de los templarios. Colón, como aquéllos, pretendió utilizar América como fuente de divisas con las que financiar una cruzada que reconquistara Tierra Santa. Y para ello contó con la ayuda del papa Inocencio VIII, quien, según Ruggero Marino, era su padre biológico. Todo un "culebrón" histórico que, aunque narrado con un estilo peculiar, a veces barroco, se hace fascinante en cada página.
01/05/2007 | Qué Leer (Autor: Redacción)

Novedades
El periodista y escritor, Ruggero Marino, sostiene, con diversos argumentos, que Colón era hijo del Papa Inocencio VIII y que conocía el destino de su viaje.
01/05/2007 | Más Allá (Autor: Javier Navarrete)

El Secreto Templario de Colón
01/05/2007 | Programa de Historia "Asturias en vivo" (Autor: José María Manuel García-Osuna y Rodríguez)

Sección libros
El hombre y el hecho histórico son recurrentes, en la visión y el análisis de los lectores sobre el proyecto colombino, en este volumen, como siempre, la editora barcelonesa presenta otra "bomba" historiográfica sobre el Almirante de la Mar Océana, el autor, muy inteligentemente, escribe con mayúsculas que Colón era hijo del Papa Inocencio VIII y conocía perfectamente el destino de su viaje, para que "la verdad triunfe siempre", estamos ante otro acierto editorial, pleno de controversia y más que recomendable.
01/01/2007 | Más Allá (Autor: Javier Sierra)

La novela de la mayoría
Quizá ustedes no lo sepan, pero en el corazón del Alentejo portugués existe un pequeño pueblo de mil quinientos habitantes llamado Cuba. Sí, sí, como la isla caribeña. La anédota no tendría mayor trascendencia de no haberse inaugurado allí, el pasado 28 de octubre, una estatua de dos metros y medio de altura y una tonelada y media de peso dedicada a su vecino más ilustre: Cristóbal Colón. Aunque lo mejor sería decir presunto vecino, ya que, desde el momento en el que se hizo público, el proyecto estuvo rodeado de una agria polémica. "¿Pero no era Colón genovés?" "¿O mallorquín?" "¿Y los que demuestran que fue gallego?". Para las autoridades de la Cuba lusa, esas dudas no proceden: Colón puso el nombre de su pueblo a esa gran isla para honrar así a su "patria chica". Y, además, dio nombres del Alentejo a no menos de cuarenta enclaves americanos: Trinidade, Veracruz, Guadiana... De hecho, tan seguros están de esa pequeña Cuba que tanto representantes de la Iglesia como del Ministerio de Cultura portugués o el embajador de Fidel Castro en Lisboa secundaron el acto, apoyándose en las teorías que afirman que Colón se llamó realmente Salvador Fernandes Zarco y que el buen navegante, hijo ilegítimo del duque de Beja, enmascaró su identidad para no perjudicar el buen nombre de su familia. ¿La prueba? Los expertos la han hallado en la misteriosa firma del Almirante: XTO FERENS. Ese anagrama enmascara el apellido "ferenandez", con la S final como alusión velada a Zarco. Pero, ¿qué validez histórica tiene esta teoría? En realidad, no es más que la tesis de la novela El códice 632, del portugués José Rodrigues dos Santos. Todo es especulación. Todo. Ya el inquisidor Juan de Torquemada, para explicar el topónimo Cuba, recurrió hace cinco siglos a una ingeniosa teoría. Según él, los nativos americanos no podían ser sino descendientes de alguna de las diez tribus perdidas de Israel de las que habla la Biblia. De hecho Cuba se parece a la palabra hebrea "casco". Pero él no fue el único en encontrar el origen del topónimo. Recientemente me entrevisté en Madrid con Ruggero Marino, autor del libro CRISTOBAL COLÓN, EL ÚLTIMO TEMPLARIO, que será publicado próximamente en Obelisco, y me dio otra explicación. Para él, nuestro descubridor fue hijo bastardo de otro gran hombre de su tiempo, el papa Inocencio VIII. Y para homenajearlo dio a Cuba el apellido secular de su progenitor. Y es que, en efecto, el nombre mundano de aquel papa era Giovanni Battista Cybo. ¿Cuba? Con todas estas dudas, sorprende la vehemencia de los discursos pronunciados el pasado 28 de octubre en el Alentejo. Las autoridades urgieron a los responsables de los libros de texto a reescribir las páginas dedicadas a Colón y a afirmar que ya, sin género de dudas, Cristobal Colón se llamó Cristóvâo Colombo y fue de sangre portuguesa. A la vista de este embrollo, surge una ácida reflexión: ¿qué es la historia sino la "novela" aceptada por la mayoría? He aquí un buen botón de muestra.
01/01/2007 | Más Allá (Autor: Javier Sierra)

El año Colón
01/08/2006 | El Mundo (Autor: Javier Sierra)

La Cruzada Prohibida de Cristóbal Colón (2ª parte)
31/07/2006 | El Mundo (Autor: Javier Sierra)

La cruzada prohibida de Cristóbal Colón (1ª parte)