ZONA CLIENTES
Newsletters
Ediciones Obelisco


Ficha libro

SECRETO, EL


Colección: Narrativa
ISBN: 978-84-9777-045-3
Formato: 13,5 cm x 21 cm
Páginas: 160
N° edición:
Fecha publicación: 01/09/2003

Sinopsis

Comentarios

Notas de Prensa

BREVE DESCRIPCIÓN

“Emile fue la única que advirtió en su mirada algo extraño, un brillo indescifrable, una luminosidad intensa que le recordaba el bienestar interior que ella misma sentía cuando iba a contemplar su secreto. Supo que Pierre no había contado lo esencial de su accidente, pero no comentó nada al respecto”. ¿Qué ocurrió en la viña abandonada en la que hallaron a Pierre Morin sin conocimiento tras dos días y dos noches de ausencia? En el pueblo nadie entendía nada. El secreto de Pierre remueve los más ancestrales ci-mientos de un pequeño y endogámico pueblo francés. Pierre renuncia a todo cuanto posee para conservar su gran secreto, el gran secreto que guarda celosamente en su interior y que hará que pase de ser el menos preciado del pueblo a ser el más codiciado.
Entre el cuento filosófico y el suspense, Frédéric Lenoir nos ofrece una bellísima parábola acerca del valor esencial de nuestra existencia y de cuanto nos rodea, el valor de las cosas más sencillas y a la vez más extraordinarias, el verdadero tesoro no material del hombre. UN LIBRO CUYA LECTURA LE MANTENDRÁ EN VILO HASTA LA ÚLTIMA LÍNEA.

EMPIEZA A LEER
LIBROS DEL MISMO AUTOR
COMENTARIOS SOBRE EL LIBRO





01/08/2007 | La Vanguardia (Autor: Lluís Amiguet)

El hombre es un animal religioso
20/02/2007 | La Vanguardia - LA CONTRA (Autor: Justo Barranco)

La religión no ha vuelto, es Dios el que vuelve
05/12/2005 | Revista Malabia (Autor: Redacción)

Sección Libros
11/03/2005 | Flash-Maresme (Autor: José María Romaguera)

Sección Libros
24/11/2003 | Más (Autor: Redacción)

Una aldea, un universo
Pierre vive en un pueblecito donde las relaciones entre sus escasos habitantes son intensas. Pierre será encontrado, sin conocimiento, en una viña abandonada. Nadie entenderá lo ocurrido, salvo él mismo, pero nunca desvelará su secreto a pesar que los habitantes del pueblo harán todo lo posible por averiguarlo. Suspense como hilo conductor de una historia que reflexiona sobre lo esencial de la vida.
02/11/2003 | El Periódico (Autor: Alfonso Zapater)

Javier Aguirre traduce " El secreto" de Fédèric Lenoir
30/10/2003 | Heraldo de Aragón (Autor: Juan Orbiso)

Una fábula
¿Puede un sencillo arbusto, nacido en un pedregal, convertirse en un frondoso árbol literario al cabo de dos o tres horas, las que ocupa la lectura de “El Secreto”? Así es, sin que medien fuerza extrañas, sino la simple pericia narrativa de Frédèric Lenoir. Esta breve novela arranca como una fábula bucólica sin pretensiones, pero pronto toma altura ante los sorprendidos ojos del lector. Pierre Morin, su protagonista, es un joven campesino que suscita de inmediato el interés por su peculiar personalidad. Tanto él como el resto de los personajes están claramente perfilados. La trama plantea un suspense reciente y destila aire limpio, a pesar de la intensidad de las pasiones que se desatan. Los ambientes están retratados con tanta inmediatez que parecen introducir al lector en la taberna, la iglesia, las casas, la plaza del pueblo y las tareas campesinas. Este relato de la Francia rural del siglo XIX supera cualquier estereotipo, sin perder el carácter realista que lo hace verosímil. La intriga se establece como hilo conductor de la acción, y no abandona ni un segundo al lector. Es una trama informe al principio, que va tomando cuerpo a lo largo de las páginas. La tensión narrativa crece cada vez más y desemboca en un final tan lógico como sorprendente. Sin pretender moralismo alguno, Lenoir ha escrito una bellísima parábola acerca del valor esencial de las cosas, planteando las tensiones personales, amorosas, económicas y sociales que agitan la vida del ser humano. Las conduce por un cauce insólito cuyo ritmo y estilo atrapan desde el primer capítulo. Pocas veces se consigue un ejercicio literario de tanta densidad.
25/10/2003 | El Semanal Digital (Autor: Enrique Rodríguez Saavedra)

El Secreto... está en la naturaleza
¿Hasta dónde pueden llegar la mezquindad y el prejuicio en una pequeña comunidad rural? ¿Hasta dónde su incomprensión hacia quien aspira a otros horizontes? Frédéric Lenoir es doctor en sociología y un estudioso del budismo en Francia. Algo de dicha filosofía y su postulada comunión entre el hombre y la naturaleza adivinamos en "El secreto", mas probablemente no repararíamos en ello de no conocer el currículum del autor. Quedémonos pues con la idea de una hermosa historia sobre las motivaciones humanas en el seno de un pequeño pueblo, en una época indeterminada, ubicada a finales del siglo XIX o mediados del XX. La comunidad formula un concepto muy bajo de Pierre Morin. El joven es hijo de una madre soltera, aunque en la aldea no lo saben: sólo el cura del pueblo, quien les acogió años atrás a petición de un compañero, conoce el arcano. La mujer sigue enamorada de quien le hizo el hijo y desapareció de su vida, y ése es el segundo secreto. El tercero, el que da título a la obra, lo descubre Pierre en una de sus andanzas campestres. Pues él vive enamorado de la naturaleza. Etiquetado de extravagante y soñador por sus convecinos, ya en su infancia sufría con el maltrato a los animales –incluso llegó a arriesgar su vida para rescatar a una colmena de abejas de la diversión de sus compañeros de juegos–, y gustaba de pasear en solitario por prados y valles, sintiéndose parte del mundo amable de los ríos, los vientos y los seres vivos. Casi siempre en solitario, o en compañía de una niña mudita que sólo con él no es huidiza... porque acapara todas las claves del misterio, desvelado en toda su amplitud sólo en la última página. Un día, en un campo propiedad de un vecino, Pierre vive una experiencia singular –el secreto–, que le lleva a desaparecer de su casa dos días. Desde entonces no descansará en la idea fija de hacerse con esa parcela. Mas cuando la rueda de la fortuna le sonría y pueda cumplir ese sueño, comenzará también su odisea: enfrentarse a la mezquindad de sus vecinos, incapaces de elevarse por encima de sus envidias y sus deseos de bienes materiales, justo los que a nuestro protagonista le tienen sin cuidado. Ésa es la verdadera lucha que plantea Lenoir: la de un hombre desasido de las cosas perecederas, frente a un entorno hostil obsesionado con ellas hasta perder toda noción del bien y del mal por conseguirlas. Ésa evolución lenta de la codicia, nacida cuando los vecinos descubren que Pierre disfruta de un tesoro escondido, dominante cuando les emponzoña tanto el alma como para intentar arrebatárselo, la encontramos narrada con suma delicadeza, ubicua en las descripciones de otros sentimientos primerizos: el amor, los celos, la amistad... Una fábula moral en una prosa poética, sencilla y limpia. Enrique Rodríguez Saavedra
25/10/2003 | El Periódico de Aragón (Autor: Redacción)

Un misterio y dos indagaciones
La extraña desaparición de un joven cerca del pueblo donde vive desata la trama de esta novela, en la que se cruzan dos indagaciones: una, qué le pasó al protagonista en su ausencia; y otra, más profunda, cuáles son las esencias que rodean al ser humano en cuanto tal.
23/01/2003 | Espacio Humano (Autor: Redacción)

Novedades Editoriales
Entre el cuento filosófico y el suspense, esta bella parábola acerca del valor esencial de nuestra existencia y de cuanto nos rodea, el valor de las cosas sencillas y a la vez más extraordinarias y el verdadero tesoro no material del hombre, promete mantenerle en vilo hasta la última línea.