ZONA CLIENTES
Newsletters
Ediciones Obelisco


Nota de prensa

EL PALADAR CULTIVADO / JORDI CRUZ / Chef del Estany Clar Conócete a ti mismo

14/08/2005 | El Mundo (Autor: Belén Parra)

Se desenvuelve con seducción y galantería tanto dentro de la cocina como fuera de ella. Lleva en palmas a todas las mujeres de la casa -con Anna al frente- y hace buenas migas y mejor tándem con el sumiller, su único aliado masculino en la sala. Imprime ganas e ilusión a los suyos y ese grado de motivación constante que él explota de sí mismo procura inculcar a cuantos le rodean.Su implicación con lo que hace comporta que crea ciegamente en sus posibilidades y no suele errar al pronosticar por dónde irán los tiros en el Estany Clar de Cercs. Un año antes de recibirla, vaticinó a su equipo que conseguirían la Michelin y voilà!, ahí la tiene, con 27 años. Ahora conviene mantenerse y superar el listón, pero la satisfacción de ver a su madre orgullosa de él no la cambia por nada. En sus platos exprime su paleta de sensibilidades, que se gradúan según los ánimos y la temporada. Retraído cuando abandona su faceta laboral, suele darle vueltas a casi todo y, en gran medida, a quién es él y qué quiere hacer con su vida.Tiene un trecho ganado al saber hacia donde no debe proyectar sus ambiciones. Continúa anteponiendo el trabajo al resto de actividades, decisión que merma sus interrelaciones sociales. Pero no se arrepiente de la elección. En apenas dos años ha cumplido gran parte de sus sueños, como el de entrar en la elite de la mejor gastronomía española, tutearse con quienes eran y son sus maestros y recibir el reconocimiento de la profesión, la crítica y la clientela. Son éstos, tiempos de ir con la cabeza bien alta y sacando pecho. Atrás quedaron -aunque no muy lejos- esos años de encongerse de hombros y creerse el patito feo de la familia. Pudo corregir sus inseguridades con la lectura de El caballero de la armadura oxidada, un título recomendado por una prima que supo abrirle los ojos y le ayudó a quererse un poquito más. Jordi Cruz encontró en este libro la explicación a muchas de sus actitudes, en ocasiones injustificadas. Le ayudó a ser crítico consigo mismo y a no dejarse vencer fácilmente. Asegura que contiene tantas enseñanzas que por ello es un libro propicio para la relectura. «Donde en una primera toma de contacto pasaste por alto una frase, en una segunda lectura esa misma frase te llama poderosamente la atención y con ella das significado a otra preocupación», advierte el chef.Hay que ver cómo una obra literaria puede poner en evidencia al lector. Dime lo que lees y te diré quién eres. El mismo chef se adelanta a las conjeturas: «me muestro muy inseguro cuando no estoy trabajando. A veces hasta creo que no tengo ni personalidad ni autoestima». Debería atender más a sus logros y dejar de lado el pasado. Por suerte para él, su cocina no se ve salpicada por sus conflictos interiores.